Preocupan a los autónomos los malos datos del comercio minorista

 COPYME (Confederación General de las Pequeñas y Medianas Empresas del Estado Español) considera que, debido a los actuales factores que inciden sobre el consumo, las normativas que han regulado el comercio y el auge del comercio electrónico, los datos objetivos, indican que los autónomos del comercio minorista están siendo terriblemente perjudicados. La crisis del comercio minorista se traduce en los 13.315 autónomos menos en el sector en 2017, a razón de 36 autónomos menos diarios.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) constata con sus datos como las grandes superficies (2.500 metros cuadrados o más) aumentaron sus ventas, acabando 2017 con un crecimiento medio de la facturación del 1,8% , mientras que la pequeñas cadenas (entre dos y 24 locales) cerraron 2017 en negativo, una media de -0,6% y el interanual de -0,3%.

Se tenían expectativas de aumentar el 3% de las ventas en el período de diciembre, con toda la campaña navideña y de rebajas, y sin embargo se han perdido 1.7 puntos con respecto al mes de noviembre. un dato para la reflexión y para corregir una realidad muy preocupante, por el contrario, las grandes cadenas y grandes superficies aumentaron, respectivamente 5,4% y 2,1%.

COPYME hace un llamamiento a la Administración estatal y regional para que reaccionen y tengan en cuenta el descontrol y el perjuicio que ha producido la liberalización de los períodos de las rebajas, la liberalización de los horarios y la "desigualdad de oportunidades" en el comercio cuyo mayor beneficiario está siendo ahora el e-comerce, que sobrepasa a los grandes formatos de la distribución, estos componentes son torpedos en la línea de flotación de las actividades económicas de los autónomos del comercio de proximidad.